A medida que los bytes reemplacen a los dólares, euros y renminbi, algunos cambios serán bienvenidos; otros pueden que no

El dinero está ahora en la cúspide de una transformación que podría remodelar la banca, las finanzas e incluso la estructura de la sociedad, escribe el profesor de Cornell Eswar Prasad en F&D.

El dinero ha transformado la sociedad humana, permitiendo el comercio y el comercio incluso entre ubicaciones geográficas muy dispersas. Permite la transferencia de riqueza y recursos a través del espacio y en el tiempo. Pero durante gran parte de la historia humana, también ha sido objeto de rapacidad y depredación.

El dinero está ahora en la cúspide de una transformación que podría remodelar la banca, las finanzas e incluso la estructura de la sociedad. En particular, la era de la moneda física, o efectivo, está llegando a su fin, incluso en países de bajos y medianos ingresos; la era de las monedas digitales ha comenzado. También se avecina una nueva ronda de competencia entre las monedas oficiales y privadas, tanto en el ámbito nacional como internacional. La proliferación de tecnologías digitales que está impulsando esta transformación podría fomentar innovaciones útiles y ampliar el acceso a los servicios financieros básicos. Pero existe el riesgo de que las tecnologías puedan intensificar la concentración del poder económico y permitir que las grandes corporaciones y los gobiernos se inmiscuyan aún más en nuestras vidas financieras y privadas.

Las instituciones financieras tradicionales, especialmente los bancos comerciales, enfrentan desafíos en sus modelos comerciales a medida que las nuevas tecnologías dan lugar a bancos en línea que pueden llegar a más clientes y a plataformas basadas en la web, como Prosper, capaces de conectar directamente a ahorradores y prestatarios. Estas nuevas instituciones y plataformas están intensificando la competencia, promoviendo la innovación y reduciendo costos. Los ahorristas están obteniendo acceso a una gama más amplia de productos de ahorro, crédito y seguros, mientras que los pequeños empresarios pueden obtener financiamiento de fuentes distintas a los bancos, que tienden a tener requisitos estrictos de suscripción de préstamos y garantías. Los pagos nacionales e internacionales son cada vez más baratos y rápidos, lo que beneficia a consumidores y empresas.

Problemas de estabilidad

Inicialmente, parecía probable que la aparición de criptomonedas como Bitcoin revolucionara los pagos. Las criptomonedas no dependen del dinero del banco central ni de intermediarios confiables, como bancos comerciales y compañías de tarjetas de crédito, para realizar transacciones, lo que elimina las ineficiencias y los costos adicionales de estos intermediarios. Sin embargo, sus precios volátiles y las restricciones a los volúmenes de transacciones y los tiempos de procesamiento han hecho que las criptomonedas sean ineficaces como medio de intercambio. Las nuevas formas de criptomonedas llamadas monedas estables, la mayoría de las cuales irónicamente obtienen su valor estable al estar respaldadas por depósitos de dinero del banco central y valores del gobierno, han ganado más fuerza como medio de pago. La tecnología de cadena de bloques que los sustenta está catalizando cambios de gran alcance en el dinero y las finanzas que afectarán a los hogares, las corporaciones, inversionistas, bancos centrales y gobiernos de manera profunda. Esta tecnología, al permitir la propiedad segura de objetos puramente digitales, incluso fomenta el surgimiento de nuevos activos digitales, como tokens no fungibles.

Al mismo tiempo, los bancos centrales están preocupados por las implicaciones para la estabilidad financiera y económica si los sistemas de pago descentralizados (derivaciones de Bitcoin) o las monedas estables privadas desplazaran tanto al efectivo como a los sistemas de pago tradicionales administrados por instituciones financieras reguladas. Una infraestructura de pago que esté completamente en manos del sector privado puede ser eficiente y barata, pero algunas partes podrían congelarse en caso de pérdida de confianza durante un período de turbulencia financiera. Sin un sistema de pago que funcione, una economía moderna se detendría.

En respuesta a tales preocupaciones, los bancos centrales están contemplando la emisión de formas digitales de dinero del banco central para pagos minoristas: monedas digitales del banco central (CBDC). Los motivos van desde ampliar la inclusión financiera (dar acceso fácil incluso a quienes no tienen una cuenta bancaria a un sistema de pago digital gratuito) hasta aumentar la eficiencia y la estabilidad de los sistemas de pago mediante la creación de una opción de pago público como respaldo (el papel que ahora desempeña el efectivo) .

Una CBDC tiene otros beneficios potenciales. Obstaculizaría las actividades ilegales como los negocios de drogas, el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo que se basan en transacciones anónimas en efectivo. Sacaría más actividad económica de las sombras a la economía formal, lo que dificultaría la evasión de impuestos. Las pequeñas empresas se beneficiarían de costos de transacción más bajos y evitarían las molestias y los riesgos de manejar efectivo.

Riesgo de corridas

Pero una CBDC también tiene desventajas. Por un lado, plantea riesgos para el sistema bancario. Los bancos comerciales son cruciales para crear y distribuir crédito que mantenga las economías funcionando sin problemas. ¿Qué pasaría si los hogares movieran su dinero de las cuentas bancarias regulares a las billeteras digitales del banco central, percibiéndolas como más seguras incluso si no pagan intereses? Si los bancos comerciales estuvieran hambrientos de depósitos, un banco central podría encontrarse en la posición indeseable de tener que hacerse cargo de la asignación de crédito, decidiendo qué sectores y empresas merecen préstamos. Además, un sistema de pago minorista del banco central podría incluso sofocar la innovación del sector privado destinada a hacer que los pagos digitales sean más baratos y rápidos.

De igual preocupación es la posible pérdida de privacidad. Incluso con protecciones para garantizar la confidencialidad, cualquier banco central querría mantener un registro verificable de las transacciones para garantizar que su moneda digital se use solo para fines legítimos. Por lo tanto, una CBDC plantea el riesgo de destruir eventualmente cualquier vestigio de anonimato y privacidad en las transacciones comerciales. Una CBDC cuidadosamente diseñada, que aprovecha las innovaciones técnicas de rápido desarrollo, puede mitigar muchos de estos riesgos. Aún así, a pesar de todos sus beneficios, la perspectiva de eventualmente desplazar el efectivo con un CBDC no debe tomarse a la ligera.

Las nuevas tecnologías podrían dificultar que un banco central lleve a cabo sus funciones clave, a saber, mantener bajos el desempleo y la inflación mediante la manipulación de las tasas de interés. Cuando un banco central como la Reserva Federal cambia su tasa de interés clave, afecta las tasas de interés de los depósitos y préstamos de los bancos comerciales de una manera que se entiende razonablemente bien. Pero si la proliferación de plataformas de préstamos digitales disminuye el papel de los bancos comerciales en la mediación entre ahorradores y prestatarios, no está claro cómo seguirá funcionando este mecanismo de transmisión de la política monetaria.

Competencia de divisas

Las funciones básicas del dinero emitido por el banco central están en el umbral del cambio. Hace apenas un siglo, las monedas privadas competían entre sí y con las monedas emitidas por el gobierno, también conocidas como dinero fiduciario. El surgimiento de los bancos centrales cambió decisivamente el equilibrio a favor de la moneda fiduciaria, que sirve como unidad de cuenta, medio de intercambio y depósito de valor. El advenimiento de varias formas de monedas digitales, y la tecnología detrás de ellas, ahora ha hecho posible separar estas funciones del dinero y ha creado una competencia directa para las monedas fiduciarias en algunas dimensiones.

Es probable que las monedas de los bancos centrales conserven su importancia como depósitos de valor y, para los países que las emiten en formato digital, también como medios de intercambio. Aún así, es probable que los sistemas de pago con intermediación privada ganen importancia, intensificando la competencia entre las diversas formas de dinero privado y el dinero del banco central en sus roles como medios de intercambio. Si las fuerzas del mercado se dejan a su suerte, algunos emisores de dinero y proveedores de tecnologías de pago podrían volverse dominantes. Algunos de estos cambios podrían afectar la naturaleza misma del dinero: cómo se crea, qué formas adopta y qué funciones desempeña en la economía.

Si las fuerzas del mercado se dejan a su suerte, algunos emisores de dinero y proveedores de tecnologías de pago podrían volverse dominantes. 

Flujos internacionales de dinero

Nuevas formas de dinero y nuevos canales para mover fondos dentro de las economías y entre ellas remodelarán los flujos internacionales de capital, los tipos de cambio y la estructura del sistema monetario internacional. Algunos de estos cambios tendrán grandes beneficios; otros plantearán nuevos desafíos.

Las transacciones financieras internacionales serán más rápidas, baratas y transparentes. Estos cambios serán una bendición para los inversores que buscan diversificar sus carteras, las empresas que buscan recaudar dinero en los mercados de capitales mundiales y los inmigrantes económicos que envían dinero a sus países de origen. Los pagos transfronterizos más rápidos y económicos también impulsarán el comercio, lo que será especialmente beneficioso para las economías de mercados emergentes y en desarrollo que dependen de los ingresos de exportación para una parte importante de su PIB.

Sin embargo, la aparición de nuevos conductos para los flujos transfronterizos facilitará no solo el comercio internacional, sino también los flujos financieros ilícitos, lo que planteará nuevos desafíos para los reguladores y los gobiernos. También dificultará que los gobiernos controlen los flujos de capital de inversión legítimo a través de las fronteras. Esto plantea desafíos particulares para las economías de mercados emergentes, que han sufrido crisis económicas periódicas como resultado de grandes y repentinas salidas de capital extranjero. Estas economías serán aún más vulnerables a las acciones de política monetaria de los principales bancos centrales del mundo, que pueden desencadenar esas salidas de capital.

El dinero del banco central digital es tan fuerte y creíble como la institución que lo emite. 

 Ni el advenimiento de las CBDC ni la reducción de las barreras a los flujos financieros internacionales harán mucho por sí solos para reordenar el sistema monetario internacional o el equilibrio de poder entre las principales monedas. El costo de las transacciones directas entre pares de monedas de mercados emergentes está cayendo, lo que reduce la necesidad de “monedas vehículo” como el dólar y el euro. Pero es probable que las principales divisas de reserva, especialmente el dólar, conserven su predominio como reservas de valor porque ese predominio se basa no solo en el tamaño económico del país emisor y la profundidad del mercado financiero, sino también en una sólida base institucional que es esencial para mantener la confianza de los inversores. confianza. La tecnología no puede sustituir a un banco central independiente y al estado de derecho.

De manera similar, las CBDC no resolverán las debilidades subyacentes en la credibilidad del banco central u otros problemas, como las políticas fiscales indisciplinadas de un gobierno, que afectan el valor de una moneda nacional. Cuando un gobierno tiene grandes déficits presupuestarios, la presunción de que el banco central podría estar dirigido a crear más dinero para financiar esos déficits tiende a aumentar la inflación y reducir el poder adquisitivo del dinero del banco central, ya sea físico o digital. En otras palabras, el dinero digital del banco central es tan fuerte y creíble como la institución que lo emite.

papel del gobierno

Los bancos centrales y los gobiernos de todo el mundo se enfrentan a decisiones importantes en los próximos años sobre si resistir las nuevas tecnologías financieras, aceptar de forma pasiva las innovaciones impulsadas por el sector privado o aprovechar las posibles ganancias de eficiencia que ofrecen las nuevas tecnologías. La aparición de las criptomonedas y la perspectiva de las CBDC plantean preguntas importantes sobre el papel que debe desempeñar el gobierno en los mercados financieros, si está incidiendo en áreas que se dejan preferentemente en manos del sector privado y si puede compensar las fallas del mercado, en particular el gran número de hogares no bancarizados y subbancarizados en economías en desarrollo e incluso en economías avanzadas como Estados Unidos.

Como ha demostrado el reciente auge y caída de las criptomonedas, la regulación de este sector será esencial para mantener la integridad de los sistemas de pago y los mercados financieros, garantizar una protección adecuada de los inversores y promover la estabilidad financiera. Aún así, dada la amplia demanda de servicios de pago más eficientes a nivel minorista, mayorista y transfronterizo, las innovaciones financieras impulsadas por el sector privado podrían generar beneficios significativos para los hogares y las empresas. En este sentido, el desafío clave para los bancos centrales y los reguladores financieros radica en equilibrar la innovación financiera con la necesidad de mitigar los riesgos para los inversores desinformados y para la estabilidad financiera general. 

Las nuevas tecnologías financieras prometen facilitar incluso a los hogares indigentes el acceso a una variedad de productos y servicios financieros y, por lo tanto, democratizar las finanzas. Sin embargo, las innovaciones tecnológicas en finanzas, incluso aquellas que podrían permitir una intermediación financiera más eficiente, podrían tener implicaciones de doble filo para la desigualdad de ingresos y riqueza.

Los beneficios de las innovaciones en tecnologías financieras podrían ser capturados en gran medida por los ricos, quienes podrían usarlos para aumentar los rendimientos financieros y diversificar los riesgos, y las instituciones financieras existentes podrían cooptar estos cambios para su propio beneficio. Además, debido a que aquellos que están económicamente marginados tienen un acceso digital limitado y carecen de educación financiera, algunos de los cambios podrían llevarlos a oportunidades de inversión cuyos riesgos no aprecian completamente o no tienen la capacidad de tolerar. Por lo tanto, las implicaciones para la desigualdad de ingresos y riqueza, que ha aumentado considerablemente en muchos países y está fomentando las tensiones políticas y sociales, están lejos de ser obvias.

Otro cambio clave será una mayor estratificación tanto a nivel nacional como internacional. Las economías más pequeñas y aquellas con instituciones débiles podrían ver barridos sus bancos centrales y sus monedas, concentrando aún más poder económico y financiero en manos de las grandes economías. Mientras tanto, las grandes corporaciones como Amazon y Meta podrían acumular más poder controlando tanto el comercio como las finanzas.

Incluso en un mundo con finanzas descentralizadas construidas alrededor de la innovadora tecnología de cadena de bloques de Bitcoin (que probablemente sea su verdadero legado), los gobiernos tienen un papel importante que desempeñar para hacer cumplir los derechos contractuales y de propiedad, proteger a los inversores y garantizar la estabilidad financiera. Después de todo, parece que las criptomonedas y los productos financieros innovadores también funcionan mejor cuando se construyen sobre la base de la confianza que proviene de la supervisión y supervisión del gobierno. Los gobiernos tienen la responsabilidad de garantizar que sus leyes y acciones promuevan la competencia leal en lugar de favorecer a los operadores establecidos y permitir que los grandes actores sofoquen a los rivales más pequeños.

Central o fragmentado

Las innovaciones financieras generarán riesgos nuevos y aún desconocidos, especialmente si los participantes del mercado y los reguladores confían indebidamente en la tecnología. La descentralización y su corolario, la fragmentación, funcionan en ambos sentidos. Pueden aumentar la estabilidad financiera al reducir los puntos de falla centralizados y aumentar la resiliencia a través de una mayor redundancia. Por otro lado, mientras que los sistemas fragmentados pueden funcionar bien en los buenos tiempos, la confianza en ellos puede resultar frágil en circunstancias difíciles. Si el sistema financiero está dominado por mecanismos descentralizados que no están respaldados directamente (como lo están los bancos) por un banco central u otra agencia gubernamental, la confianza podría evaporarse fácilmente. Por lo tanto, la descentralización podría generar eficiencia en los buenos tiempos y una rápida desestabilización cuando las economías tienen dificultades.

También se avecinan cambios potencialmente grandes en las estructuras sociales. El desplazamiento del efectivo por los sistemas de pago digitales podría eliminar cualquier vestigio de privacidad en las transacciones comerciales. Bitcoin y otras criptomonedas estaban destinadas a asegurar el anonimato y eliminar la dependencia de los gobiernos y las principales instituciones financieras en la conducción del comercio. Sin embargo, están impulsando cambios que podrían terminar comprometiendo la privacidad. Las sociedades lucharán para controlar el poder de los gobiernos, ya que las libertades individuales enfrentan un riesgo aún mayor.

ESWAR PRASAD  es profesor de la Universidad de Cornell y miembro principal de la Institución Brookings. Este artículo se basa en su último libro, The Future of Money : How the Digital Revolution Is Transforming Currencies and Finance.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.